El Dr. Fernando Díaz Roesch, es un médico residente de la Ciudad de México. Actualmente se encuentra en el Hospital Español de México cursando cuarto año de ginecología y en el mes de febrero dará cierre a su especialidad. 

Desde las bulliciosas avenidas de la Ciudad de México hasta los pasillos estructurados y organizados de la Clínica Comfamiliar, el Dr. Díaz. Fue atraído hacia esta experiencia por la renombrada reputación de Algia, que ha trascendido en varias regiones de México, consolidándose como un referente destacado. La Clínica Comfamiliar, reconocida por su prestigio, también captó su interés, especialmente por la notable cantidad de pacientes que gestionan y su enfoque interdisciplinario, reflejando una capacidad operativa de atención excepcional.

Su decisión de explorar esta Institución se fundamentó en la intención de verificar la excelencia académica promocionada, particularmente en colaboración con sus fellows. Su experiencia no solo confirmó, sino que superó sus expectativas, evidenciando el destacado nivel educativo que caracteriza a esta entidad de salud.

Con una sonrisa, el Dr. Díaz comparte su odisea para conseguir la oportunidad de realizar su rotación médica en Colombia. ¡Seis meses de perseverancia, dos meses de concreción y la dedicación de días de vacaciones para complementar el tiempo necesario! Un recordatorio inspirador de que los sueños se construyen con esfuerzo y determinación.

El Dr. Díaz destaca el desempeño académico de los profesionales y su labor ejemplar, explicando que la atención se centra principalmente en la amabilidad y cortesía de las personas. Sorprendido por la gente, su  hospitalidad, siempre dispuestos a prestar ayuda y mostrando interés constante al preguntar sobre el bienestar o necesidades. La importancia que le conceden a hacer sentir cómodas a las personas provenientes de fuera es un gesto apreciable y conmovedor.

Pero lo más destacado no es solo la medicina, es la pasión que envuelve cada momento en la Clínica Comfamiliar. La pasión por enseñar, por guiar y por asegurarse de que cada paso del «fellow» sea sólido y bien preparado. Este enfoque dedicado a la formación deja al Dr. Díaz con algo más que habilidades médicas: lleva consigo la esencia humana y la calidez de las personas que conoció.

¿Y cuáles son los planes del Dr. Fernando Díaz? Terminar ginecología, sí, pero su mirada está puesta en el futuro. Sueña con volver a la Clínica Comfamiliar para cursar alguno de  los Programas de Fellowship que ofrece la Institución, pues considera que, es esencial para pulir sus habilidades quirúrgicas. Y espera regresar a Veracruz, llevando consigo el conocimiento adquirido y esperando dar un servicio similar en su propia ciudad.

En un mensaje lleno de gratitud, el Dr. Díaz agradeció a la Clínica Comfamiliar por abrirle las puertas y guiarlo en cada paso. Destaca que esta institución es un espacio excelente para aquellos profesionales que buscan vivir una experiencia única, aprender y llevarse los conocimientos necesarios.

La historia del Dr. Fernando Díaz es más que un relato médico; es una oda a la dedicación, la perseverancia y el deseo constante de aprender y crecer.
 ¡Que su historia inspire a todos aquellos que buscan desafiar límites y explorar nuevos horizontes en el fascinante mundo de la medicina!.