IMG 4966

La experiencia de ser madre es única y diferente para cada una, aunque no está de más escuchar el testimonio de una mujer con trabajo de tiempo completo, pues Diana María Henao, durante el día se encarga de realizar terapias respiratorias para Comfamiliar Risaralda y durante la noche, llega a casa a amamantar a su bebé de cinco meses, Isabella Arias Henao.

La abuela paterna es la encargada de cuidar a la bebé, mientras Diana en su lugar de trabajo extrae la leche materna durante su horario de descanso, en el consultorio de lactancia de nuestra Clínica. Lleva la leche cuidadosamente en su kit de lactancia, el que por higiene y protección de su bebé lava a diario, al igual que sus manos antes y después de manipularlo, pues para ella la salud de su bebé, siempre será prioridad.

“La experiencia de ser mamá es simplemente maravillosa, Isabella llegó a mi vida como un regalo de Dios, valoro las cosas más sencillas como un beso, un abrazo, una sonrisa, incluso un llanto, ella me da todos los días un motivo para despertar feliz y llena de vida” Estas son las palabras de Diana María, quien recomienda a las madres iniciar la lactancia desde la primera hora del nacimiento.

Muchas madres no conocen la importancia de lactar y no son conscientes de que esta es la mejor protección que se puede brindar a los niños contra enfermedades, pues la leche materna contiene anticuerpos específicos contra los virus a los que estamos expuestos y a través de la leche, la madre le brinda al bebé las defensas que lo protegen de las enfermedades respiratorias del entorno.

WhatsApp Image 2021 08 06 at 5.30.41 PM

“Hay que amar mucho este momento, porque es cuando más nos unimos con nuestros bebés” así lo expresa esta mujer, que igualmente afirma que no es una tarea fácil, sino un trabajo de amor, para ella los primeros días fueron difíciles, el dolor en los senos, la espalda y la dificultad para conciliar el sueño era inquietante, pero en un buen trabajo en equipo con su esposo, logró corregir agarre, postura y ahora todo ha mejorado.

 

Eso también se lo debe a la ayuda incondicional de su ginecólogo, pediatra y asesora en lactancia, que estuvieron siempre dispuestos a darle las recomendaciones para tener en casa un proceso de lactancia seguro, incluso afirma que sus compañeros de trabajo fueron un gran apoyo, Es importante rodearse de personas que con un buen asesoramiento y mucho amor hagan de la experiencia una rutina más fácil.

“Al ser madre asumí que podía equivocarme, pero también corregir” trabajar y lactar, no es una tarea fácil, se trata de un trabajo en equipo, como lo expresa Diana María, aunque agradece que el cuidado de su bebé, gracias al apoyo de sus doctores y familiares, ha estado siempre en las mejores manos, lo que le brinda la estabilidad necesaria para trabajar tranquilamente, antes de llegar a casa a compartir su momento más feliz del día.