Después de tocar al paciente y previo al siguiente contacto con una superficie en el área asistencial. Lee con atención las situaciones que ejemplifican el contacto directo.

 

¡Una atención limpia es una atención segura!