Gracias al acuerdo de voluntades realizado entre la EPS Servicio Occidental de Salud y nuestra Clínica Comfamiliar,  se dio vida al programa de Atención Integral del Cáncer, Ática, diseñado y desarrollado para pacientes con algún diagnóstico oncológico, tanto adultos como pediátricos, en el Eje Cafetero y Norte del Valle.


Este programa coordinado por las médicas Verónica Bolaños y Alejandra Palacio, el cual se rige por las directrices del Ministerio de Salud y el Plan Decenal de Cáncer Colombiano, entró en funcionamiento el primero de enero de 2019 y actualmente tiene una población de 2514 pacientes con diagnósticos confirmados, de los cuales 1920 se encuentran en tratamiento activo en distintas categorías como: cirugía, radioterapia, quimioterapia, terapia con yodo radioactivo o cuidados paliativos.


“El objetivo de Ática es lograr un cambio en el eje trazador en el que el paciente no realice la mayor parte de los trámites administrativos, sino que el programa se encargue de gestionar, canalizar y solucionar las diferentes inquietudes y requerimientos que necesiten y así garantizar una mejor calidad de atención”, manifestó la médica Verónica Bolaños, quien entre sus funciones tiene la dirección de los profesionales especialistas, médicos de apoyo, psicóloga oncóloga y funcionarios de Ática.


Salvando vidas

Buscando que el paciente no pierda tiempo en tramitologías, y por el contrario centre su atención y sus fuerzas en la recuperación de la patología cancerígena, Ática originó la Ruta de Atención que inicia una vez el usuario tiene un diagnóstico confirmado por medio de biopsia o aspirado de médula ósea.


“Lo primero que se realiza, después de que se nos notifica la biopsia positiva del paciente por parte de la EPS S.O.S o del laboratorio de patología de la Clínica Comfamiliar Risaralda, es una consulta de ingreso a la Ruta, la cual es efectuada por un médico general con entrenamiento en el manejo del paciente oncológico y con más de 5 años de experiencia en este tema. Adicionalmente, se programa una asesoría de apoyo por parte de Psicología Oncológica que acompañará el momento del diagnóstico inicial y el proceso de tratamiento. Se hace el primer acercamiento y se solicitan los exámenes requeridos para que posteriormente sean evaluados por el especialista tratante, dentro de los cuales tenemos un listado de profesionales altamente calificados y con importante sentido de responsabilidad y calidez”, acotó Bolaños.


Para la médica Alejandra Palacio, quien dentro de la coordinación se encarga de la comunicación con la EPS S.O.S, con las directivas de Comfamiliar Risaralda y con el proceso de radioterapia, y además lidera la auditoría a los convenios externos, la principal virtud de Ática es que desde esta oficina se gestionan y coordinan todas las autorizaciones y agendamiento que requiere el paciente, por lo que el usuario deja de ser el encargado de radicar autorizaciones en su EPS o conseguir órdenes y simplemente debe estar atento a un llamado o a revisar través de la plataforma mi.comfamiliar.com, que sus órdenes ya se encuentran autorizadas para proceder a la programación de los procedimientos requeridos o de la dispensación del tratamiento formulado.


“La coordinación de los procedimientos que requiere cada uno de nuestros pacientes como son  las citas de consulta externa con cualquiera de las especialidades oncológicas, validación de órdenes, imágenes diagnósticas, laboratorios y procedimientos, así como la programación de quimioterapia, de dispensación de medicamentos, radioterapia, cirugía oncológica, terapia con yodo, etc., se realiza a través de la oficina de Ática,  la cual está ubicada en la sede de la Clínica Comfamiliar en la Avenida Circunvalar,  equipo de trabajo liderado por la  enfermera profesional especialista en Oncología Elvia Uribe Manrique”, afirmó Palacio.


De igual forma, el programa Ática cuenta con una Enfermera Profesional especialista en Epidemiología, encargada del programa de seguimiento a pacientes para garantizar la continuidad de tratamiento y verificar su estado, labor apoyada por la oficina de Calidad en Salud de la Clínica Comfamiliar Risaralda.


“Durante la contingencia generada por el COVID19, Ática ha seguido las recomendaciones dadas por el comité de emergencias de la Clínica Comfamiliar Risaralda y se han tomado las medidas necesarias para continuar la atención de los pacientes con la menor exposición posible y de una forma segura, es por eso que las consultas, en su mayoría, se están realizando a través de teleconsulta para que el usuario no tenga que desplazarse hasta la sede de consulta externa especializada y pueda seguir con el aislamiento preventivo en casa. En cuanto a los tratamientos, se han seguido las recomendaciones del Ministerio de Salud haciendo las modificaciones permitidas de los esquemas de quimioterapia o de programación de cirugía, buscando disminuir al máximo los riegos de los pacientes oncológicos ya que hacen parte de una población vulnerable para este u otro tipo de infección y con un mayor riesgo de complicaciones derivadas de la inmunosupresión propia de la enfermedad y el tratamiento”, concluyó la doctora Alejandra Palacio.

 

El Dato


La atención a los usuarios se sigue realizando a través de la línea telefónica en un horario de 7:00 am a 4:00 pm y a través de un correo electrónico que se creó exclusivamente para esta contingencia al que los pacientes pueden enviar sus inquietudes y los exámenes de laboratorio o imágenes solicitados por los especialistas, para que puedan ser evaluados durante la teleconsulta.