Este nuevo modelo de atención consistía principalmente en atender consultas de urgencia o no programadas en los centros de atención, el resto de citas que ya estaban planificadas con anterioridad se diferían hasta nueva orden o se llamaba al usuario por teleconsulta o videoconsulta. Según Ximena Silva Giraldo, Líder de la IPS Odontológica de Comfamiliar, ceñirse a esa nueva forma de trabajo significó complicaciones al momento de prestar el servicio, a pesar de haber recibido asesoría por parte del Comité de Emergencias a nivel Institucional sobre el manejo de infecciones y medidas de bioseguridad. ‘’Desde ese momento hicimos manejo de control de aerosoles, eso hizo que fuera aún más compleja la atención porque era más limitado el número de personas que podíamos tener dentro de los centros’’.

Cabe mencionar que el virus se propaga fundamentalmente a través de gotas respiratorias, lo que se puede llamar ‘aerosoles’, y, por el contacto directo con las secreciones infectadas, razón por la cual, los profesionales de la Salud se encuentran mucho más vulnerables y expuestos a contraer el virus.

Teniendo en cuenta lo anterior, para los profesionales en Salud Oral el riesgo de aspirar aerosoles es muy elevado y la distancia de trabajo normalmente es inferior a un metro, por lo tanto, se hace estrictamente necesario generar un control de aerosoles para mitigar ese riesgo. Sin duda, este fue uno de los retos que afrontó la IPS Odontológica, además de implementar los elementos de protección personal que no solían utilizar como el tapabocas especial N-95, además de extremar las medidas de bioseguridad desde el ingreso hasta la salida del paciente.

Para la Doctora Silva, esta situación representó una oportunidad para evaluar otra forma de atención en la que actualmente se presta un servicio más eficiente, en cuanto al requerimiento del paciente desde valoración hasta higiene, mantenimiento o cualquier otro tipo de tratamiento especial. ‘’Un 80% de los pacientes que nos consultan actualmente quedan terminados en una sola cita, es decir, el paciente ya no tiene que venir varias veces para que se haga un tratamiento odontológico, sino en una sola venida se atiende y se termina’’. De esa forma los tratamientos finalizan en la menor cantidad de tiempo posible, además afirmó que, aunque cambió la forma de trabajo y ha sido más compleja la atención, el personal de Salud Oral ahora realiza más actividades de las que podía hacer antes y terminan los procedimientos de varios usuarios en un día.

Y como no hay mal que dure cien años, ahora quienes deseen solicitar una cita para odontología general o cualquier otra especialidad lo pueden hacer acercándose directamente al centro de atención o a través de los correos electrónicos habilitados para cada especialidad. Solo es necesario especificar nombre completo, tipo de documento, si va asistir de una aseguradora y tiene la orden, adjuntar la orden, si tiene la radiografía, tomar una foto y adjuntarla, finalmente dos números de contacto y enviar el correo. El tiempo de respuesta es 3 días hábiles para agendar la cita.

De esta manera los servicios de Salud Oral regresaron a la atención presencial, con un aforo limitado de pacientes en cada centro de atención y con extremas medidas de bioseguridad que debe cumplir a cabalidad tanto el profesional, como el paciente que ingresa a consulta.

Nuestros puntos de atención odontológica son, en Pereira, Centro Clínico Odontológico Luis Eduardo Baena en el Barrio Obrero, en la sede de la Av. Circunvalar, en Dosquebradas, Santa Rosa de Cabal y la Virginia.