Todos los días Jairson Tovar Ospina, de profesión enfermero, sale a las 6:00 de la mañana de su casa ubicada en el barrio Los Lagos de Dosquebradas, con rumbo hacia la clínica Comfamiliar, lugar en que a diario coloca los conocimientos adquiridos, a través de 20 años de experiencia, 9 de ellos en esta institución, en beneficio de la salud de los risaraldenses.

El jefe Jairson, como es llamado por los integrantes de su equipo, es el encargado de coordinar el Servicio de Atención Domiciliaria y de Cuidados Paliativos de Comfamiliar, que en lo corrido de 2020 ha atendido en promedio a 900 personas.

“La atención domiciliaria incluye la hospitalización en casa que es la atención que le damos a los pacientes que son agudos y que necesitan un manejo de antibióticos por determinado tiempo. De forma paralela, manejamos los pacientes oncológicos o no oncológicos, usuarios crónicos a los que se les debe prestar un cuidado más prolongado que incluye terapia física, respiratoria, psicología. Servicio priorizado para pacientes crónicos y de avanzada edad que no se pueden desplazar hasta nuestra institución por la pandemia que estamos viviendo”, expresó Jairson Tovar.

El Servicio de Atención Domiciliaria y de Cuidados Paliativos de la Clínica Comfamiliar nació en el año 2010, y luego de un cierre parcial, reabrió sus puertas en 2018 con el objetivo de complementar el cuidado prestado desde el centro médico, y facilitando el proceso de recuperación de la salud en los pacientes que por edad o diferentes patologías, deben recibir su tratamiento en casa.

En tiempos de Covid19

Gracias a la experiencia de este equipo de trabajo conformado por auxiliares de enfermería, enfermeros, terapeutas, médicos y una conductora, la Atención Domiciliaria también ha sido aplicada en pacientes sospechosos de Covid-19, quienes han recibido el cuidado en el hogar, y de ser necesario, también se les ha tomado las muestras en casa.


“En tiempos de pandemia estamos prestando el servicio de atención al paciente sospechoso de Covid o paciente confirmado. Se hace un seguimiento telefónico en casa diariamente por parte del médico o la enfermera y de esta manera lo tenemos monitoreado. Si observamos que el paciente ha desmejorado en sus síntomas, vamos hasta la casa, le hacemos la visita con todas las medidas de protección para no contaminarlo, ni correr riesgo nosotros”.

De igual forma, durante la visita domiciliaria, el equipo brinda información a la familia y al usuario frente a las medidas de aislamiento, el cuidado que se debe tener con estos pacientes, y la forma adecuada de realizar la desinfección y el aislamiento. A la fecha el equipo liderado por el Jefe Tovar ha atendido en promedio 450 personas sospechosas de Covid.

Misión cumplida

Cae la tarde en Pereira, y el enfermero Jairson, luego de un día agitado, pero satisfactorio, en el que atendió distintos pacientes y participó de algunas capacitaciones, se dispone para regresar a su hogar donde sus tres hijos: Juan Camilo, Benjamín y Maximiliano, bajo el cuidado de doña Elizabeth, y con el acompañamiento de su fiel amigo Doki el perruno, lo esperan para disfrutar del amor de papá.

“Aunque haya sido un día difícil, mi mejor descanso siempre será regresar a casa donde sé que me esperan con los brazos abiertos, con palabras de afecto y con ladridos de bienvenida. Mi familia lo es todo para mí, y tengo claro que lo soy todo para ellos”, concluyó Jairson Tovar Ospina, coordinador del Servicio de Atención Domiciliaria y de Cuidados Paliativos de la Clínica Comfamiliar.