Por la emergencia de salud pública generada por el COVID-19, fue necesario cambiar la forma de trabajar en el programa Con-Tacto. Iniciamos un nuevo proceso con trabajo en casa, de tal manera que pudiéramos seguir en comunicación con los pacientes.

Cada disciplina desarrolla su agenda de manera virtual; sin embargo, en nuestra comunicación a distancia, procuramos que los pacientes nos sientan cercanos. Con la nueva forma de trabajo hemos continuado ejerciendo las valores del programa, para que ellos se sientan bien atendidos y acompañados. Los diferentes profesionales se comunican con el paciente, para conocer el estado de salud física y mental, en esta nueva forma de vivir de aislamiento social.

En estos tiempos en que la cotidianidad ha cambiado, pensamos que es fundamental que los pacientes sientan que para el equipo es importante que tengan buena salud, no solo frente al VIH sino frente al virus que nos agobia ahora a toda al humanidad: COVID 19.

Por lo anterior en las asesoría les damos recomendaciones sobre auto-cuidado, bioseguridad (lavado de manos, uso del tapabocas) y se les recomienda cumplir con los aislamientos obligatorios.

De igual manera se implementó un proceso de dispensación de medicamentos a domicilio, para que la continuidad en la adherencia no se interrumpa. Con esta estrategia estamos asegurando a nuestros pacientes, el cumplimiento de las metas inmunovirológicas.

Para dar cumplimiento a la guía de práctica clínica, se generan los exámenes de monitoreo, los cuales se remiten al laboratorio clínico y desde allí citan los pacientes para la toma de muestras de laboratorio. Las personas consideradas como población vulnerable para el COVID-19, se les realiza los muestras a domicilio.

Es una época para demostrarles a nuestros pacientes que el programa: CON-TACTO, CAMINANDO CONTIGO es igual de cercano como en la atención presencial.