Durante los primeros seis meses de su práctica, Natalia trabajó en la investigación y construcción de un protocolo que le permitió dar sus primeros pasos como Fisioterapeuta, este trabajo fue aprobado por el comité de ética de Investigación el cual posteriormente fue puesto en práctica en la Unidad Neonatal de la Clínica Comfamiliar.

Beneficios terapéuticos para los niños como masajes, estimulación táctil kinestésica, estimulación multisensorial, hidroterapia, entre otros son técnicas que se encuentran plasmadas en el protocolo de fisioterapia que Natalia implementó durante los seis meses siguientes de su práctica.

Durante la permanencia en la Unidad de Neonatos Natalia realizó diferentes actividades no solo con los bebés prematuros sino que incluyó durante todo este proceso a los padres, realizando talleres una vez a la semana con el fin de socializar pautas de estimulación a sus bebés en casa.

Antes de culminar su práctica, evidenció las necesidades de la Unidad Neonatal frente a las posturas de los recién nacidos y diseñó unos cojines de ayuda postural que fortaleció el proceso de posición temprana en los bebés, proyecto que fue financiado gracias a la gestión de la Doctora Gloria Liliana Porras. En total fueron 16 cojines, 30 fundas para cada una de las camitas y una guía de posicionamiento que fueron entregadas a las enfermeras de la Unidad Neontal, por su parte el personal de la unidad reconoce el gran trabajo que realizó la practicante en la unidad y sobre todo el material de insumo que les deja.

Finalmente la practicante expresa el agradecimiento a todo el equipo de trabajo que la acompañó durante este proceso de formación en la Institución, especialmente a los profesionales del área de Investigación y Docencia y la Unidad de Neonatos de la Clínica Comfamiliar.