1. Elevar la extremidad inmovilizada y mover los dedos frecuentemente.
2. No mojar el yeso.
3. Usar el cabestrillo en los brazos, el tiempo que se le indique.
4. No introducir objetos extraños en el yeso, porque puede producir lesiones graves.
5. No apoyar el yeso hasta que su médico lo indique.
6. Usar soporte como (chancla) en los miembros inferiores, para apoyar el yeso cuando se le indique, así evitará un deterioro.
7. Si presenta un deterioro importante en el yeso consulte de nuevo, en lo posible por consulta externa con su médico tratante.
8. Seguir las instrucciones que le indique su médico.
9. Solicitar con tiempo por consulta externa la cita de control y retiro de yeso.
10. Consultar de nuevo:
- Si se coloca morada o negra la extremidad inmovilizada
- Si la extremidad se pone pálida y/o fría
- Si siente dolor, limitación e inflamación que no cede con la elevación de la extremidad y la movilización  de los dedos por ½ hora.